Sobre la diabetes

¿QUÉ HAY QUE SABER SOBRE LA DIABETES TIPO 2?

Es una enfermedad muy común en el mundo. Particularmente en México.

Es el resultado de un mal funcionamiento de una parte de nuestro cuerpo (páncreas). El cual no produce cantidades adecuadas de una substancia (insulina). Esto impide el aprovechamiento de los alimentos. El aumento de la glucosa (azúcar) en la sangre es el indicador de diabetes.

Es una enfermedad que puede, cuando está descontrolada, provocar daño de manera silenciosa. Las consecuencias no se notan hasta que son ya irreversibles, y muy graves.

Afecta a todo el cuerpo, principalmente ojos, corazón, riñón, nervios y pies.

Sin embargo, cuando se controla, la diabetes puede no ser una amenaza para la salud. La persona con diabetes puede llevar una vida productiva y sana.

El control de la diabetes es el mecanismo por el cual, la persona con diabetes logra restablecer y mantener dentro de la normalidad los niveles de glucosa (azúcar), grasa (colesterol) en la sangre, así como de su presión arterial y peso corporal.

La alimentación correcta está basada en lo que más conviene al cuerpo humano. Debe evitarse azúcar, grasa, exceso de pan o tortilla, postres, golosinas, alcohol y bebidas azucaradas. Es muy importante mantener el peso ideal para la estatura y edad de la persona. La obesidad es un grave riesgo adicional para la diabetes.

El ejercicio físico es útil en todos los seres humanos para conservar la salud. Las personas con diabetes deben saber que el ejercicio físico es tan importante como la alimentación correcta y las medicinas indicadas. El ejercicio no puede substituirse por pastillas o inyecciones. Es conveniente hacer ejercicio todos los días de acuerdo a la edad y condición física de cada persona.

Ningún medicamento substituye a una alimentación correcta ni al ejercicio físico. El médico es la persona capacitada para indicar y aclarar situaciones relacionadas a medicamentos usados en diabetes (pastillas o insulina). El uso de hierbas, homeopatía, infusiones o nopales, no substituye una alimentación correcta o al ejercicio físico. Aún no se demuestra su utilidad en diabetes.

Regresar a página de inicio